• Proponemos que sea obligación del servidor público priista, así como representantes del partido con alto nivel jerárquico, de presentar un informe anual por escrito de las actividades ante el consejo político correspondiente y representantes.
  • Disminuir el uso de recursos económicos destinados a viáticos con el propósito de redirigirlos a necesidades fundamentales de la operación del Comité Nacional, estatal y municipal.
  • Realizar las modificaciones a los Estatutos para optimizar el destino de los recursos del Partido; fortalecer las atribuciones de fiscalización del consejo político a través de su Comisión de Presupuesto y Fiscalización, y establecer sanciones a los responsables por incumplimiento y por violación a los documentos básicos y al Reglamento de Transparencia y Acceso a la Información del PRI.
  • Fortalecer la Comisión de Justicia Partidaria con personas ajenas a cualquier cargo dentro del partido esto con el fin de garantizar un proceso justo, imparcial y transparente.
  • Generar un nuevo padrón y sistema partidario con la creación de un nuevo sistema de base de datos con redundancia lógica y de fácil manejo para el usuario.
  • Establecer la reafiliación permanente para dotar de certidumbre jurídica al Partido.
  • Exigir formalmente una auditoría financiera anual a la Presidencia y Secretarías que conforman los Comités Directivos Estatales, así como la rendición de su informe de actividades y resultados a la militancia, lo anterior con base en los artículos 58 fracción XI, XII, XV de los Estatutos.
  • Promover la igualdad, accesibilidad y representatividad en las candidaturas.
  • Recuperar la confianza ciudadana.
  • Crear un sistema de transparencia que permita conocer a la militancia y a la ciudadanía para poder fiscalizar el ejercicio de los recursos, el cumplimiento de las metas y la evaluación del desempeño, tanto desde el aspecto programático como presupuestal.